He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra

Mensaje de la festividad de Guadalupe

Mensaje del Pbro. Julio Alejandro Barrios Azurdia.

Alégrate.

«¡Alégrate!, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc. 1, 28b). Estas, son las primeras palabras que nos muestran la existencia de María, la Madre de Dios, desde aquel día dichoso, María inicia a ser parte fundamental de la Historia de la Salvación.  Ella es reconocida por su prima Santa Isabel, al acercarse para ser ayudada por la Madre del Salvador, y le dice Madre de mi Señor o Madre de Dios (Theotokos), y María contesta al saludo de su prima diciendo: «En adelante todas las generaciones me llamarán feliz, porque el Todopoderoso ha hecho en mí grandes cosas». (Lc. 1, 48b-49a).  María reconoce, inspirada por el Espíritu Santo, que su vida no será como la de todas las mujeres, ella tiene un encargo especial, que todas las generaciones se lo reconocerán.  En la historia de la Iglesia, se descubre, las distintas formas que se le llama a la Madre de Jesús. El nombre de María es el que más se conoce y algunos han identificado que este nombre significa Alteza o Ensalzada. A partir del siglo VII, a la Madre de Jesucristo, se le dan distintos títulos, recordados sobre todo en las letanías lauretanas, que nos ayudan a alabar y suplicar de distintas maneras a nuestra Madre, de forma repetitiva y ordenada.

Sabemos bien que Nuestra Madre, de distintas maneras y en diferentes momentos se ha aparecido, por gracia divina, a quienes le suplican su intercesión, recordamos a Santiago Apóstol, que desesperado por lo difícil de la conversión de aquellos que estaban atados al paganismo, pidió su ayuda y ella aun viviendo en Jerusalén, se le aparece y le anima a continuar la Evangelización de aquel pueblo.  Y siglos posteriores, en el continente recién descubierto por los españoles, también se encuentran aquellos primeros misioneros con la difícil tarea de evangelizar estos pueblos de América, mas de alguno de estos habrá pedido la intercesión de María, y ella en el año de 1531 se aparece nuevamente para ayudar a la evangelización de este continente.

La Advocación de la Santísima Virgen de Guadalupe, también ha recibido varios títulos, el primero dado por los indígenas que le llamaron, en lengua náhualt, Tonantzin (Nuestra Venerable Madrecita) y luego los españoles le bautizaron con el nombre de Guadalupe desde el año 1531; luego en el año1737, se le da el título de Patrona de la Ciudad de México; y en el año 1910 el 24 de agosto, el Papa San Pío X la declara “Celestial Patrona de América Latina”, siendo este año 2010 el Centenario de tan importante título y luego en el año de 1935, el Papa Pío XI extiende este patronato a las Islas Filipinas; en 1945, Pío XII le dio el título de Emperatriz de América y finalmente el Papa Juan Pablo II en el año 2000, le nombra Reina de México y Emperatriz de América.

Esta fiesta en particular, en este Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe, ubicado en la 1ª Avenida y 8ª Calle de la Zona 1, en el Centro Histórico de de Nuestra Ciudad, se desea dar realce al cumplir 100 años la declaración del Papa  Pio X como “Celestial Patrona de América Latina”, por esta razón, el adorno del Anda, en que es llevada en procesión la Imagen Consagrada de la Virgen de Guadalupe, quiere recordarnos aquel 9 de diciembre de 1531, ese primer momento en el que san Juan Diego se encuentra con María la “Venerable Madrecita”, que quiso ayudar en la evangelización de América, para que el mensaje del anuncio del Reino de Dios, llegara hasta nosotros, hasta nuestra Guatemala, tan necesitada de Dios, representada en las plantas de maíz, de café y en las bellas orquídeas; además de la imagen del papa san Pio X.

Unámonos, a la alegría del Continente Americano, en esta Fiesta Guadalupana, como cada año, que nuestro corazón salte de gozo, por estar con la Madre de Dios, y que nosotros también sintamos el compromiso de evangelizar con nuestro ejemplo y testimonio a Guatemala, y también declarar a María Virgen de Guadalupe como Nuestra Señora, Nuestra Patrona, Nuestra Reina, Nuestra Emperatriz, Nuestra Madre.

Una respuesta

  1. Gracias Padre por compartir este mensaje con todos los hermanos que visitan esta pagina, Dios lo bendiga siempre, en nombre del Equipo de Maria en Guatemala

    diciembre 13, 2010 en 10:15 pm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s